domingo, 29 de enero de 2023

Los programas de mano de Arjona

    No quería que las maravillosas fotografías que la casa Arjona proporcionó para los programas de mano de la temporada madrileña de 2022 se perdieran en el tiempo y en el vacío de internet, así que he hecho recopilación de las que más me han gustado, presentándolas aquí, y da para varias entradas. 

A ver si los aficionados que visiten esta página se animan a ir comentando de qué ganaderías se trata porque en dichos programas no lo hicieron constar. Algunas se deducen pero en otras son realmente complicadas. La curiosidad es instantánea en cuanto uno se enfrenta a estas magníficas postales, marcadas por el buen gusto, la calidad de imagen y colorido y la sugerente composición que la casa Arjona consigue con la cámara fotográfica. 


1.


2. La familia


3. Esa testuz parece de un Tamarón...



4. ¿Ganadería mejicana?



5.



6.



7. Parece el típico jabonero de Juan Pedro con esa mirada de no haber roto un plato...



8. Méjico



9. Victorino o Adolfo



10. ¿Osborne?



11. ¿Ana Romero?



12. 


miércoles, 25 de enero de 2023

domingo, 22 de enero de 2023

Libro de crónicas de la asociación El Toro de Madrid


Desde la temporada 2003 la asociación El Toro de Madrid, de la que tengo el orgullo de pertenecer y formar parte como vicepresidente, viene editando su Libro de Crónicas en el que se hacen crónicas de todos los festejos picados de la temporada. Un libro que con el tiempo va adquiriendo valor por el detalle de sus reseñas, el criterio y la autenticidad con la que los distintos socios abordan la crónica de cada tarde, así como herramienta de consulta o investigación de lo sucedido en cualquiera de los festejos celebrados en Las Ventas. 

Dejo algunos detalles del último libo publicado así como el prólogo que antecede a las crónicas. 





 

PRÓLOGO

 

      La primera temporada con desarrollo normal tras la pandemia nos devolvió a la cruda realidad de la tendencia que está viviendo la fiesta de los toros en Madrid los últimos años. Los aficionados hemos vivido una temporada muy normalita, más acertado, probablemente, sería tildarla de mediocre. En todos los aspectos. Mediocre por el toro que sale al ruedo de Las Ventas, por la escasez de trapío que abundó este año y la cada vez más diezmada cabaña brava, cuyo abanico de sangres continúa reduciéndose a la par que el comportamiento se hace más homogéneo y, por tanto, monótono y previsible para el espectador. Uniformidad de sangres y ganaderías que también hay que achacar a la empresa Plaza1; la falta de imaginación, de previsión y de trabajo concienzudo hizo que Fuente Ymbro lidiara esta temporada alrededor de cincuenta animales y fuera anunciada hasta en nueve ocasiones. Una temporada mediocre, como decimos, por el público actual que llena los graderíos del coso; desconocedor, soberbio, maleducado, facilón, blando con el figura de turno, desinteresado con el humilde, en resumen, muy alejado de lo que no hace tanto era la cátedra del toreo. Y mediocre también por los presidentes que ocupan el palco presidencial, cuyos comportamientos y veredictos evidencian un claro desconocimiento, u olvido, del carácter, tradiciones, usos y costumbres de nuestra plaza. 

Cabe destacar como gran noticia positiva de la temporada la reapertura de la Venta del Batán y sus corrales, que con antelación a la feria de Otoño abrieron sus puertas para mostrar algunas de las reses que se iban a lidiar en esa feria. Un vivero de afición insuperable que a partir de ahora hay que consolidar, trabajando en su desarrollo y en sus instalaciones. 

La temporada taurina principió con una buena novillada de Los Chospes, y también con una puerta grande cuestionada y fácilmente olvidable (Víctor Hernández), como prácticamente todas las que hubo en 2022. La expectante encerrona de Emilio de Justo se saldó con un revolcón en el primer toro, que por desgracia le provocó lesiones muy graves en el cenit de su carrera, poniendo de relieve una vez más lo imprevisible y la dureza del toreo. En aquel festejo saltó uno toro de los que dejan impacto y alimentan las tertulias de los aficionados durante mucho tiempo, Duplicado, de Victoriano del Río, un toro guapo, bravo y noble, con el que se las vio el sobresaliente del festejo Álvaro de la Calle. 

La feria de la Comunidad de Madrid y la corrida Goyesca transcurrieron sin pena ni gloria y fueron preámbulo de una feria de San Isidro marcada por la falta de respeto y la molestia que supuso ver la plaza de Las Ventas convertida en una discoteca, desviándose el foco de lo que pasaba tarde tras tarde en el ruedo. La música sonaba atronadora casi todos los días, y lo peor es que esto sucedió aunque se estuviera lidiando el toro y los toreros estuvieran jugándosela, o mientras que algún espada estaba siendo intervenido en la enfermería. Los corrillos postcorrida y las tertulias eran suplantados por los ritmos reguetoneros cuando el público salía de sus vomitorios… si nuestros abuelos se enteraran de este despropósito no nos creerían. 

Fueron muchas las ganaderías que decepcionaron en San Isidro (solo hay echar un vistazo a nuestra Lista Negra de Ganaderías, que pueden encontrar adjunta en las últimas páginas de este libro), ya fuera por falta de seriedad y trapío o por comportamiento descastado. Destacamos positivamente una de las corridas que trajo El Pilar, la de toreros humildes, la victorinada no estuvo mal, algunas reses sueltas y la corrida de José Escolar, que volvió a poner las cosas en su sitio y a recordarnos lo que es un toro con todas las letras. En cuanto a los coletas sobresalió por encima de todos y dio la campanada Ángel Téllez y su toreo al natural; El Juli le hizo una faena memorable a un toro de La Quinta y Tomás Rufo rayó a buen nivel aunque los premios concedidos nos parecieron desmedidos. 

Durante el verano comparecieron hasta tres ganaderías nuevas en Madrid, dos de ellas con mal resultado, Vistalegre y Ribera de Campocerrado, y la otra dando buen juego, Toros de Brazuelas, con cuyo ganadero tuvimos una tertulia recientemente. De la novillería veraniega destacaron Calerito, José Fernando Molina, El Niño de las Monjas y Fernando Plaza. Y durante la temporada salieron por la puerta grande Víctor Hernández, Diego García, Álvaro Alarcón y José Fernando Molina. Algo se mueve en el escalafón de aspirantes a matador de toros, tenemos un ramillete de jóvenes que están generando ilusión en los aficionados y esto una buena noticia. 

La corrida de La Paloma fue un petardo de Fuente Ymbro, después vino el torismo de septiembre, donde suele acaecer algún hito memorable todos los años. En esta ocasión fue una faena de Fernando Robleño con un toro de José Escolar (ilustra la portada de este libro), de las que dejan a los aficionados impresionados y con regusto, aquello fue realmente grandioso. La novillada concurso sin embargo fue un auténtico desastre y lo peor es que es un festejo que viene para quedarse. Palha dio buen nivel de casta y la corrida concurso estuvo entretenida, sobresaliendo un toro más que notable de La Palmosilla de nombre Brasero. 

La feria de Otoño se celebró bajo las condiciones del nuevo pliego y con la consiguiente liberalización de precios para el público no abonado. El empresario dejó claras sus intenciones y los boletos de los tendidos de sol registraron un aumento disparatado, del doble y hasta el triple respecto al precio que tenían anteriormente. La polémica está servida y los aficionados no abonados con una economía justa lo van a sufrir, Las Ventas pierde a partir de ahora su orgullosa etiqueta de plaza más barata del mundo 

Decepción de ganaderías y toreros en Otoño. Fallaron El Pilar y la novillada de Valdellán especialmente, y de los de a pie se esperaba más de Ángel Téllez. La temporada echó el cierre con un lleno hasta la bandera el día de la Hispanidad y un reflejo del estado actual de la plaza, una corrida aparentemente triunfal con salidas a hombros de Roca Rey y Francisco de Manuel que, sin embargo, dejó contrariados a los más fieles de Las Ventas que todavía recuerdan lo que significaba y lo que había que sudar para cortar una oreja en esta plaza no hace tanto tiempo. 

Un año más, aquí tienen nuestro libro de crónicas, una reliquia histórica de lo que aconteció en los festejos de la temporada bajo el prisma de nuestros socios, los que pasan por taquilla fielmente y entienden este espectáculo como un rito de respeto y culto al toro de lidia, emoción y valores artísticos.

 

Asociación El Toro de Madrid


sábado, 10 de diciembre de 2022

Couto de Fornilhos

 





Couto de Fornilhos, procedencia Conde de la Corte vía Juan Cobaleda. 

Actualmente esta ganadería se encuentra ubicada en Portugal y en tierras sevillanas, es propiedad de D. Pablo Hernández Alonso, quien dirige también los designios de la ganadería de Santa Teresa, encastada en Guardiola Soto. 

Reportaje y fotos de Encastes bravos.