domingo, 19 de julio de 2015

Costurero, de José Escolar


Costurero, de José Escolar. Número 33, 580 kilos, a dos meses de cumplir los seis años. Premio Carriquiri al mejor ejemplar de la Feria del Toro 2015.

Cárdeno claro, botinero, abierto de armas. Se deja capotear de salida demostrando de inicio la nobleza que atesora. Toma dos varas que en verdad son tres porque se revuelve en el primer encuentro, acudiendo rápido y decidido en cuanto siente que pisan su terreno, entregándose en la pelea con el desproporcionado equino que se estila en Pamplona y saliendo del trance con celo, acometiendo a los cites que lo provocan. Pedro Iturralde pica en un sitio ideal, sin recargar ni emplear malas artes. En banderillas aprieta en la corta distancia, no llega a tablas y no se inmuta al sentir el arponcillo. Noble, metiendo la cara con celo y repitiendo, de principio a fin de la faena. Ureña firma una faena de buen aire, ciñéndose y buscando el toreo en redondo. Costurero tiene la mácula de volver la cara tras la estocada, buscando toriles, por lo que nunca se podrá decir que fue un auténtico toro bravo. Esto, sumado a la tercera vara aclaratoria que nunca se produjo y la ausencia de fiereza que la bravura en puridad ha de mostrar. La rueda de peones para tumbar a tan noble animal dice mucho de la afición que hay entre los de a pie. Y la entrevista a Fundi, una vez arrastrado al toro, obviando la opinión del ganadero, también dice mucho de la afición entre los del micrófono.

Enhorabuena a José Escolar, un ganadero casi auténtico (lástima de fundas). Esperamos que la camada del año que viene dé para ir a Madrid, en Pamplona seguro que ya han demandado su regreso.

"El encaste minoritario es minoritario porque no embiste". Daniel Ruiz

2 comentarios:

Rafa dijo...

Creo que Iturralde le tapa claramente la salida. De acuerdo en que nos quedamos sin saber si es bravo aunque no lo parece mucho. Me temo que han dado el premio al tuerto en el país de ciegos.
Saludos cordiales.

Vazqueño dijo...

Lo siento Rafa pero yo no aprecio que se le tape la salida tan claramente.

Tengo la impresión que hubiera acudido a un tercer encuentro, pero es solo una impresión. Le falta un punto de codicia y fiereza, por el derecho se despistaba demasiado y la mácula de ir a toriles. No obstante, en mi opinión, según la calificación del gran Fernández Salcedo, yo lo pondría como un toro notable.

Un abrazo.