miércoles, 20 de junio de 2012

Diccionario taurino: las voces




  Vocear: El placer de algunos aficionados en cuanto se hallan en la plaza. Hay voceadores de gracia, y bueno es consignar algunos golpes de sombra oídos en la plaza:
  Un día estaba brindando un espada, y exclamó desde un tendido cierto sujeto:
  - Que haiga arte.
  Un aficionado conocido, replicó:
  - Y que haiga gramática.
  Otro aficionado, que todo Madrid conoce, presenciando una corrida de Veragua, en que por lo malo ningún toro parecía de la casta, dejó a grito herido:
  - ¡Señor duque! ¡cuidado con las vacas que deben ser infieles!
  Todo el mundo recuerda que en otra tarde, después de haber alcanzado el Gordo muchas palmas, pareando en la silla, tuvo que matar un toro de sentido. En uno de los pases fue trompicado, perdió la muleta, la montera, las zapatillas y se le desató la faja.
  - Ahora zaque uzté er catre, exclamó un espectador.
  Al lado de los que tienen gracia hay otros que vocean sin sombra. Estos son los que dicen ¡el caballo! ¡el caballo! cuando un diestro corre en derredor de un penco muerto; y los que exclaman ¡ahora! cuando les parece que el toro está cuadrado, y los que llevan un bocina para decir: ¡buenas tardes, Fulano!
  Hay otros que desatan en injurias contra los toreros.
  Cuando uno dice de un picador:
  - ¡A la cárcel!
  No falta otro que diga en seguida:
  - ¡A presidio!
  Y aún hay un tercero que añade:
  - ¡Al patíbulo!
  Al ciudadano que tenga la desgracia de tener a su lado un aficionado que grita sin gracia y que cree que la tiene, le recomiendo que deje de asistir al espectáculo.
  Es preferible no ver toros a oír barbaridades.
  Hay guasones que estarían muy bien embolados, en el redondel, y entregados al pueblo.

 
Texto extraído del libro "Diccionario cómico taurino escrito para los diestros que lo necesiten (que son muchos)", de Paco Media-Luna, publicado en el año 1883

La fotografía, como otras tantas que muestro en este blog, ha sido hurtada del blog de Manon


2 comentarios:

Jose Morente dijo...

Genial

Gracias por la selección y la transcripción

Un abrazo

Vazqueño dijo...

Gracias Sr. Morente, la verdad que me encanta la combinación de humor ácido y verdades que nos cuenta Paco Media-Luna en ese genial libro.

Un abrazo